Hola a todos. He creado este blog, con la intención de que exista un lugar en la red, abierto para compartir experiencias, proyectos e ideas. Me considero una persona jovial, amante de nuestro planeta, viajero, soñador y apasionado de nuestro entorno. Me gusta viajar, realizar deportes en contacto con nuestro medio natural, para disfrutar con familia y amigos de largas jornadas de entretenimiento. Todo para aprender. Quiero con esto invitar a que se acomoden en el diván de la tertulia, y comunicar aquello que os entusiasme y os ayude a soñar. A partir de aquí, tenemos mucho que hablar.

“La Tierra y el cielo, bosques y campos, lagos y ríos, las montañas y el
mar son excelentes escuelas que nos enseñan muchísimas cosas que no se pueden
aprender en los libros”.

John Lubbock


domingo, 21 de enero de 2018

Gran Senda de Málaga 3ª Etapa
Vélez Málaga – Torrox

23 de abril de 2017


Continuando nuestro proyecto aprovechando la red de caminos perteneciente a la Gran Senda de Málaga, realizamos la tercera etapa acercándonos a un territorio lleno de contrastes. Desde la legendaria localidad de Vélez Málaga bajaremos a la línea costera para recorrerla alcanzando las pedanías y localidades pertenecientes a esta comarca. Mezquitilla, Lagos, el Morche y por último la playa de Torrox, serán lugares que nos muestren una tónica similar a la que llevamos desde que salimos del Puerto de Málaga. Una vez más, la forma de vida, la cultura y el patrimonio monumental de esta parte de la provincia, nos harán experimentar nuevas sensaciones. Remontando el Río de Torrx, oco a poco vamos acercándonos a una de las puertas de la Axarquía y las últimas estribaciones de la Sierra de Tejeda, perteneciente al Parque Natural de las Sierras de Alhama, Tejeda y Almijara.

Powered by Wikiloc

Para descargar esta ruta: https://es.wikiloc.com/rutas-senderismo/gran-senda-de-malaga-tercera-etapa-velez-malaga-torrox-21956038

Actividad/Senderismo






Distancia recorrida: 21,36 kilómetros
Altitud min: 4 metros, max: 154 metros
Desnivel acumulado: Subiendo: 272 metros, bajando: 180 metros
Grado de dificultad: fácil
Tiempo: 6 horas 31 minutos, (con paradas incluidas)
Fecha: 23 de abril de 2017
Finaliza en el punto de partida: No, Lineal. (Hay que hacer juego de coches)
Coordenadas: 1237
Recomendaciones: Se puede hacer todo el año, pero en verano evitar la horas de mayor insolación.


Vídeo editado por el Rincón del Viajero: https://www.youtube.com/watch?v=wYrcp3VTp9k


Para empezar esta ruta debemos trasladarnos hasta el este de la ciudad donde se encuentra el Barrio del Limonar, y situarnos en la Avenida Pablo Iglesias donde se encuentra el Campo de fútbol Fernando Hierro.


Cerca del Campo de fútbol Veremos junto a la rotonda un cartel informativo del inicio de la ruta.


Frente a las ruinas de un viejo cortijo, tomaremos la antigua vía pecuaria de la Vereda del Camino Bajo de Algarrobo que nos llevará por un territorio diverso. Primero encontraremos laderas suaves adaptadas para la práctica de motocrós. Más tarde algunos olivares y fincas de cultivos subtropicales donde abundan los árboles de mangos y aguacates. De esta forma alcanzaremos la Rambla de Río Seco.


Esta rambla casi siempre seca, es el cauce del Río Seco cuyo nacimiento se encuentra en el cerro Guzmán que alcanza la altitud de 778 metros, en la Sierra de Tejeda. Este río recorre un productivo valle en pleno corazón de la comarca de la Axarquia teniendo su desembocadura en el turística pedanía de Torre del Mar.


Bajamos el cauce de río seco durante unos pocos metros para desviarnos a la izquierda en la entrada del Cortijo Molino Cofrá y acercarnos a la Finca Los Bambúes dedicada al cultivo de flores.


Caminaremos por esta carretera asfaltada ascendiendo suavemente hasta alcanzar un túnel que atraviesa la autovía del Mediterráneo A-7.


Tras pasar el túnel continuamos por el Camino viejo de Algarrobo coincidente con esta estrecha carretera asfaltada que nos llevará a alcanzar la carretera A – 7206 que nos llevará directamente a la línea costera.


Antes de llegar a la costa encontramos el Yacimiento Arqueológico de Trayamar.


Se trata de un complejo de tumbas se extiende desde esta finca hasta un cerro cercano. Es de origen paleo púnicas datadas en el siglo VII antes de Cristo. Por su importancia, están catalogadas como las más interesantes del Mediterráneo occidental.


Los vestigios de un glorioso pasado

La existencia de varias culturas antiguas en los valles y desembocaduras de los ríos de la comarca de Vélez Málaga, queda probada gracias a los vestigios encontrados en diferentes yacimientos emplazados en la zona. Así lo demuestran los restos datados en la Edad del Hierro en el casco urbano de Vélez-Málaga y la localización del Morro de Mezquitilla, donde existió una ciudad ibérica o de la última época de la Edad del Bronce (segunda mitad del III milenio a. C.).
En épocas posteriores fueron los fenicios los que se asentaron en estos lugares como se evidencia con las primeras pruebas importantes encontradas en los asentamientos fenicios, existentes en la costa del actual municipio a partir del siglo VII a. C., principalmente, en las cuencas de los ríos como los yacimientos arqueológicos de Chorreras, Toscanos y Trayamar, este último emplazado en la localidad de Algarrobo situada en las faldas de dos colinas, circundado por el río Algarrobo y el Río Seco.
Este yacimiento está considerado como uno de los más importantes del mediterráneo occidental, como lo demuestran los estudios realizados por el Instituto Arqueológico Alemán de Madrid, a dos tumbas encontradas que permitieron ver la evolución de las costumbres funerarias fenicias de la incineración y la inhumación. También encontraron ajuares funerarios destacando el conocido Medallón de Trayamar, un medallón de oro de 25 mm con motivos egiptizantes, en el que se han aplicado las técnicas del repujado y granulado. La escena que se refleja en el medallón, consiste en un saliente de tierra (onfalos) del que salen dos cobras (Uraeus), en cuyas cabezas se posan dos halcones. Sobre ellas hay un Horus con las alas abiertas que tiene bajo sus pies un sol y un creciente lunar (símbolo de Tanit). El enganche tiene forma de carrete de hilo.
Parece ser que la importancia de estos enclaves fenicios radicaba en la industria de la metalurgia del hierro y el comercio, como lo demuestran los restos de torberas y escorias asociadas a la metalurgia, además de la aparición de varias ánforas griegas que contenían aceite ático encontrado en la zona del Manganeto, donde se emplazó un primitivo embarcadero fenicio para el atraque de barcos que demuestra una gran actividad pesquera y portuaria.
Más tarde, durante la época romana, esta línea costera también fue lugar de asentamiento de esta cultura, pues existen evidencias en diferentes yacimientos, pero especialmente en el de Cerro del Mar, donde hallaron restos de lo que fue la necrópolis de la ciudad marítima de Maenoba, situada en el área de Torre del Mar. Los romanos desarrollaron la industria de salazón y la producción de garum, cuyas bases ya habían sentado los fenicios. Igualmente, esta misma industria también se arraigó en la mansio romana de Clavicum, donde existían una villa, datada en torno al siglo III d.C. También se encontraron una factoría de salazones y elaboración de garum, reutilizada posteriormente como necrópolis, un horno y unas termas. Es uno de los escasos ejemplos de villa marítima romana o villa a mare encontrados en España.
Esta factoría se descubrío en 1905 con motivo de unas reformas que se realizarían en el faro de Torrox. En la Villa se pueden ver varias habitaciones cuyos suelos estaban cubiertos con mosaicos. Estas habitaciones se encuentran distribuidas alrededor de una pileta que servía para recoger el agua de la lluvia. En la factoría de salazones se encontrarían dos hornos de cerámica datadas en el siglo I d.C., de los cuales solo se conserva la parte inferior, correspondiente a la caldera.
En la actualidad la antigua casa del farero ha quedado como Centro de Interpretación para acoger a los visitantes recreando la época romana. También alberga una sala de proyección y maquetas a escala de las piletas utilizadas en la elaboración del garum, de los hornos cerámicos y de un barco mercante romano, así como una réplica a tamaño real de uno de los enterramientos hallados en la zona.

Alcanzamos la línea costera en la pedanía de Algarrobo Costa, dejando a la derecha el Puerto pesquero de la Caleta de Vélez. Esta pedanía perteneciente al municipio de Algarrobo, es un núcleo turístico de reciente aparición, donde la forma de vida de sus pobladores sigue la misma tónica de todos los municipios costeros que hemos recorrido.



La ruta sigue por su paseo marítimo flanqueado por el mar y diversos bares y restaurantes dedicados principalmente al turismo. Es aquí donde las culturas extranjeras conviven con los ciudadanos malagueños desde hace varias décadas, creándose incluso la fiesta de la cerveza, donde todos los vecinos comparten y disfrutan de esta bebida.



Callejeando entre las urbanizaciones se puede encontrar la Torre Ladeada. Se trata de una torre vigía de origen musulmán que llama la atención por estar casi tumbada. Construida supuestamente alrededor del siglo XVI, es conocida también como la torre del Portichuelo, de forma troncocónica de 20 metros de diámetro. La torre se encuentra tumbada por culpa de los diferentes expolios sufridos por los buscadores de tesoros que han ido removiendo sus cimientos, que junto a la proximidad del nivel freático del agua, ha provocado el desplazamiento de la verticalidad de la torre dando origen al nombre que tiene en la actualidad.



A través de una gran pasarela continuamos el camino cruzando la desembocadura del Río de Algarrobo, el cual separa la Playa de La Caleta con la de la Playa de Mezquitilla.



Esta playa, junto a la Playa de Algarrobo forma el litoral de Algarrobo Costa. Es una playa de graba que tiene una extensión de 650 metros de longitud y 20 metros de anchura media, y suele tener una marea de oleaje moderado.



Conforme avanzamos alcanzamos Mezquitilla se trata de un pequeño pueblo de pescadores y agricultores en el que la actividad turística ha ido cobrando importancia a lo largo del último siglo. Es más concurrida en verano por la visita de turistas, aunque permanece poblada todo llegando a alcanzar sus habitantes una extraordinaria y privilegiada calidad de vida junto al mar.



Entre sus calles encontramos la pequeña iglesia de Nuestra Señora de Fátima, lugar de culto de los habitantes de esta parte del litoral.



Dejamos a tras el núcleo urbano para recorrer una franja costera menos turística donde aún permanecen algunas familias de pescadores manteniendo los usos y artes de pesca propios de épocas pasadas que han quedado en el olvido.



En este trayecto que contracta con la tónica que llevábamos, salimos a la antigua Carreta Nacional 340 transitando por un vial paralelo a esta. Veremos la construcción de escolleras para evitar la erosión producida por el embiste de los temporales. De esta forma alcanzamos la Punta de Las Ballenas que da paso a la pedanía de Lagos para continuar viendo la forma de vida casi olvidada de estos pobladores.



Lagos es una pedanía pequeña pedanía perteneciente al municipio de Algarrobo que no superan los 800 habitantes que posee una escuela-capilla a pie de playa muy peculiar porque antaño fue casa de peones camineros y hoy alberga en su interior una pequeña imagen de la virgen del Carmen que corona su altar.



Como monumento histórico Lagos también tiene una torre morisca que se conserva intacta desde la cual se divisa la totalidad del pueblo así como el mar. Esta torre construida en el siglo XVII, se alza a unos 20 m sobre el nivel del mar en un cerro frente al Cerro de la Molineta. Construida con materiales del terreno tiene forma troncocónica de 8,6 metros de diámetro de base y 9,5 metros de altura, que presenta dos cámaras sobre una base maciza. Esta torre formaba parte del sistema defensivo costero que a lo largo de varios siglos se utilizó para prevenir los ataques de naves enemigas. El lugar, elevado y muy cerca del mar, sirvió durante el período andalusí como estancia o punto de vigilancia ante posibles incursiones o invasiones.



Continuamos por la carretera dejando a tras la Playa de Lagos y la del Pijil para alcanzar la desembocadura del Río Güí. De esta forma alcanzaremos la Playa del Cenicero, perteneciente a la localidad de El Morche.



La playa del Cenicero, se encuentra ubicada cuenta con una extensión arenosa de alrededor de los 1.200 metros y un ancho de 40 metros. La playa, de arena oscura, a pesar de no contar con paseo marítimo, está bastante bien conectada y su acceso es sencillo. Generalmente, tiene un oleaje moderado y bastante vegetación. La playa del Cenicero no es una de las playas más frecuentadas de la Costa del Sol, pero a pesar de ello cuenta con abundantes servicios al encontrarse en un entorno claramente urbano.



De nuevo otro torreón se alza imponente sobresaliendo entre las construcciones urbanas. Se trata de la Torre de Huit o de El Morche, que también aparece en las fuentes como Guil, Huit, Moche o Morchel fue construida para vigilar la costa de los asedios de los piratas. Como es habitual en otras torres, también es de construcción troncocónica con una altura de 9 metros. El lugar, elevado y muy cerca del mar, sirvió como estancia o punto de vigilancia, pero sin construcción alguna hasta el año 1575 en el que el albañil Lorenzo Ximénez terminó una torre vigía. Las siguientes noticias de las que disponemos nos sitúan en la segunda mitad del siglo XVIII, con diferentes informes sobre su estado de conservación, algunos insistiendo en la necesidad de llevar a cabo reparaciones, siendo favorables los de 1774, 1783 y el último de 1821, por lo que, posiblemente, parte del aspecto que ofrece actualmente se debe a los trabajos de recuperación durante esas décadas. La torre ha sido restaurada, pudiendo observarse su estado previo en los años 50 y 60 del siglo XX.



Continuamos nuestro camino dejando a tras la arena de la playa alcanzando la localidad de El Morche, otro núcleo poblado muy turístico perteneciente al municipio de Torrox. Cuenta con una extensa playa y un paseo marítimo dividido en dos mitades, separadas por las "Dunas La Carraca" y el arroyo "Manzano". Se trata de un asentamiento tradicionalmente dedicado a la pesca y el cultivo de vid, olivos y almendros, que se han dado paso al turismo y la producción hortofrutícola bajo plástico.



Seguimos viendo restaurantes y chiringuitos con sus tradicionales espeteros a lo largo de todas las playas por donde pasamos.



Dejamos a tras la Playa del Cenicero para seguir nuestra ruta por el paseo marítimo de la Playa de las Lindes. De esta forma alcanzamos la Punta de Torrox donde se encuentra el Faro del mismo nombre y el Yacimiento Arqueológico “El Faro”. Este yacimiento Se trata de un complejo de restos de la época romana compuestos por unas termas, hornos y una factoría de salazones que se remonta a época tardorrepublicana, del siglo IV d. C., en base a los materiales conocidos de las excavaciones y del análisis de los mosaicos. También se han recuperado monedas y cerámicas que se databan en el siglo VI d. C., que marcaría en todo caso el momento más reciente conocido de la ocupación tardoantigua.



Para continuar la ruta debemos remontar el Río de Torrox y pasar bajo el puente de la Carretera Nacional 340 por su margen izquierdo. Aquí encontraremos un cómodo camino flanqueado por una hilera de álamos que nos darán protección con sus sombras. Veremos también numerosos huertos dedicados al cultivo de hortalizas.



Solo queda un pequeño tránsito para alcanzar nuestro destino. Tras cruzar el río dos veces saldremos del cauce por su margen izquierdo, pasando también por debajo de la Autovía del mediterráneo. Después subiremos por una empinada cuesta que nos adentran por huertos y cultivos de nísperos.



Emprendemos la última rampa del recorrido que sube paralelamente a los muros del Convento de Nuestra Señora de las Nieves.


Alcanzamos así el núcleo urbano de Torrox, nuestro destino y final de esta etapa.

Cómo llegar

Para llegar al punto de salida de esta tercera etapa debemos acudir a la localidad de Vélez Málaga por la Salida de la A- 7 y dirigirnos al Barrio del Limonar situado en la parte este de la ciudad. Aquí se encuentra el estadio de fútbol Fernando Hierro que será nuestro punto de referencia para encontrar el cartel informativo de la ruta. Hacemos la rotonda que hay frente al estadio para tomar una estrecha carretera asfaltada conocida como El Camino Viejo de Algarrobo y emprendemos la ruta.

Comida y Alojamiento

Para poder alojarse en las cercanías de esta parte de la Gran Senda de Málaga, existen numerosos alojamientos de todo tipo por ser un lugar muy turístico.

Podéis consultar en la página oficial de Turismo del Ayuntamiento de Vélez Málaga http://turismo.velezmalaga.es/index.php?mod=alojamientos

El Camping emplazado en el pueblo de Torre del Mar también puede ser una magnífica opción. De esta forma se puede disfrutar de un lugar tranquilo y situado estratégicamente para poder moverse por la zona.


Camping de Torre del Mar 2ª Categoría

Prolongación del Paseo Marítimo Cp 29740
Torre del Mar (Málaga)
Teléfono. 952540224 Fax. 952540431

http://www.campingtorredelmar.com/inicio.php

info@campingtorredelmar.com

Para comer también se puede hacer en Torre del Mar. Una buena opción para comer pescado fresco se puede hacer en el Restaurante La Cueva.


Para mi es uno de las mejores freidurías de la Costa del Sol con una historia que data del año 1948, Su especialidad es el pescado frito, a la plancha y los postres caseros con precios asequibles respecto a calidad – precio. Hay que reservar mesa con antelación.

Restaurante La Cueva

Paseo de Larios, 12 Cp: 29740
Torre del mar (Málaga)
Teléfono: 952540223

http://freidurialacueva.es/

freidurialacueva@gmail.com

Más información: granembolao@gmail.com

martes, 19 de diciembre de 2017

Vídeos Resumen Conmemorativos 2017

Primera Parte Parte Gran Embolao 2017


Vídeo editado por El Rincón del Viajero: https://www.youtube.com/watch?v=pdueNkRX0kM

Segunda Parte Gran Embolao 2017


Vídeo editado por El Rincón del Viajero: https://www.youtube.com/watch?v=QKbC1LVNGVE

lunes, 13 de noviembre de 2017

Inmersión en los Candelabros
Parque Natural de los Acantilados de Maro – Cerro gordo

30 de diciembre de 1916


Uno de los puntos de inmersión más interesantes que podemos encontrar en el poniente de la Costa Tropical son Los Candelabros, localizado en el Paraje Natural Acantilados de Maro-Cerro Gordo, en pleno mar de Alborán, un espacio protegido compartido entre los límites de las provincias de Granada y Málaga y que además son las últimas estribaciones del Parque Natural de las Sierras de Tejeda, Alhama y Almijara. Tanto las sierras como el entorno marino crean un ecosistema único, donde sus espectaculares paisajes es la tónica dominante de estos territorios. Se trata de una extensión terrestre protegida de aproximadamente 395 hectáreas y una longitud de 12 kilómetros de costa. Se incluye una franja marina de una milla de anchura empezando el límite protegido desde la Torre de Maro en Nerja (Provincia de Málaga), terminando en Calaiza, una pequeña cala poco después de Cerro Gordo, en la Herradura, una pedanía a poniente de Almuñécar (Provincia de Granada). Entre Cerro gordo y la Punta de los Ceriantus, es precisamente donde se encuentran los Candelabros, un punto de inmersión que recibe su nombre a consecuencia del emplazamiento de un pecio casi totalmente enterrado, donde aparecen al exterior diversos restos del casco, dando el aspecto precisamente de un gran candelabro.

Powered by Wikiloc

Para descargar esta ruta: https://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=20901716
Actividad/Submarinismo






Grado de dificultad: Fácil. Inmersión adecuada para buceadores open wáter
Profundidad Máxima: 17 m
Profundidad media: 7 m
Corrientes: leves o inexistentes
Duración aproximada de la inmersión: 60-70 minutos
Detalles de la zona: Protegida de levante
Acceso: Con embarcación
Coordenadas: 69
Fecha de realización: 30 de diciembre de 2016


Vídeo editado por el Rincón del Viajero: https://www.youtube.com/watch?v=VQMaGdTWefw

La inmersión que vamos a realizar se encuentra muy cerca de la Playa Naturista Cantarriján, última zona de baño con servicios de la provincia de Granada al límite con la de Málaga. Como otros puntos de inmersión del Parque Natural Acantilados de Maro – Cerro Gordo, se encuentra cerca de unos abruptos acantilados, donde es común encontrar desprendimientos que caen al mar.

A partir de la Playa de Cantarriján, siguiendo hacia levante veremos un gran acantilado y a continuación una pared poblada de pinos que parte desde un cortado del acantilado hasta la Punta de los Ceriantus, donde asoma una piedra en la superficie que sirve habitualmente de posadero para gaviotas. Esta zona está protegida del levante y es muy adecuada para realizar inmersiones parapetándose del viento, por lo que es ideal para buceadores con poca experiencia, o para realizar inmersiones nocturnas con seguridad al ir explorando siempre muy cerca de la pared, la cual siempre se tendrá como referencia.

Una boya fondeada a unos 7 metros de profundidad en la arena, indicará el punto de anclaje e inicio de la inmersión, donde partimos cerca de la pared dejándola a nuestra izquierda entre la la arena y roca, sobre una franja de unos 10 m de ancho. Es aquí donde podemos observar lenguados, tembladeras, pulpos y otras especies de ceriántidos y salmonetes rebuscando en la arena. Por aquí seguiremos explorando, avanzando siempre protegidos para ir ganando profundidad hasta llegar a la punta, en la que se llegan a alcanzar los 17 metros.

A nuestro paso encontraremos grandes piedras de desprendimientos tapizadas de multitud de algas y algunas grandes esponjas como la Ircinia oros y la Ircinia fasciculata. También encontraremos anémonas de cristal y anemonas sulcata, acompañadas de diversos nudibranquios y planarias, destacando las flabelinas o algunos ejemplares de vaquita suiza. Entre las grietas es fácil encontrar grandes pulpos, congrios y morenas. Estos últimos sobre todo en las inmersiones nocturnas. Predominan también tres colas, castañuelas, escribanos, serranos etc...

Poco a poco llegaremos hasta una gran seca que emerge casi hasta la superficie donde siempre se encuentra una gran variedad de peces que llenan de vida la zona. Aquí merece la pena entretenernos observando la gran pared revestida de vida y color ofreciéndonos un paisaje de una extraordinaria belleza.
A la derecha de esta gran roca, en la arena veremos perfectamente alineados seis extrañas estacas revestidas de algas. Se tratan de los restos del casco de madera de un barco hundido hace tiempo y que permanecen enterrados en la arena. Son estos restos los que les dan nombre a esta inmersión, ya que buceadores de la zona, echándoles imaginación, los atribuían a unos candelabros con las puntas de sus brazos alineadas.
En esta zona, también en la arena, podemos encontrar un gran bloque de hormigón diseñado para luchar contra las artes de pesca ilegales (trasmayos, palangre, nasas y arrastreros), que destruyen los ecosistemas marinos y por consiguiente, la perdida de la diversidad biológica. Se trata de un sistema anti arrastre que enganchan las redes evitando la pesca no selectiva (captura de juveniles y especies protegidas). A la vez, favorecen la restauración del fondo creándose arrecifes artificiales.

Para ultimar el recorrido veremos grandes piedras que se han precipitado desde la superficie al fondo muy pobladas de vida, destacando los fabulosos paisajes proporcionados por el coral anaranjado existente. Antes de darnos la vuelta, si el control de nuestro aire y la corriente lo permite, podemos acudir unos metros doblando la punta hacia levante, Además en aguas más abiertas encontraremos bancos de alevines de todas las especies marinas de la zona; y por supuesto, grandes especies de morrajas, lisas, salpas obladas ballestas, limones, sargos e incluso algún pez luna que acuden por la zona.
También existe la posibilidad de avistar delfines mulares pertenecientes a una gran colonia que permanecen en la zona. El regreso lo realizaremos en sentido contrario, llevando esta vez el acantilado a la derecha subiendo de profundidad conforme vamos avanzando. Así alcanzaremos el fondeo con facilidad sin necesidad de realizar parada de seguridad. La parada de tres metros aconsejada se puede hacer en el cabo de anclaje o en la ladera del acantilado.

Otros puntos de inmersión cercanos ofrecidos por Open Water la Herradura

1. Pared de Calaiza.
2. Cueva del Sifón.
3. Pared Amarilla.
4. Cueva de las Palomas.
5. Los Ceriantus.
6. Cuevas de Cantarriján.

http://www.openwater.es/

Más información: granembolao@gmail.com