Hola a todos. He creado este blog, con la intención de que exista un lugar en la red, abierto para compartir experiencias, proyectos e ideas. Me considero una persona jovial, amante de nuestro planeta, viajero, soñador y apasionado de nuestro entorno. Me gusta viajar, realizar deportes en contacto con nuestro medio natural, para disfrutar con familia y amigos de largas jornadas de entretenimiento. Todo para aprender. Quiero con esto invitar a que se acomoden en el diván de la tertulia, y comunicar aquello que os entusiasme y os ayude a soñar. A partir de aquí, tenemos mucho que hablar.

“La Tierra y el cielo, bosques y campos, lagos y ríos, las montañas y el
mar son excelentes escuelas que nos enseñan muchísimas cosas que no se pueden
aprender en los libros”.

John Lubbock


miércoles, 11 de octubre de 2017

Ruta del Tranvía de Sierra Nevada 

19 de Marzo de 2017


En el corazón del Parque Natural de Sierra nevada existió uno de los trazados ferroviarios más sugerentes y extraordinarios construidos en nuestro país. Acercaba a los viajeros, la mayoría hombres curtidos de la sierra, científicos y exploradores, deseosos de vivir intensas aventuras, a un paraje tan inhóspito, como para muchos desconocido. Los años 20 fueron tiempos de gran expansión y desarrollo para la provincia de Granada. Se llevaron a cabo grandes proyectos que contribuyeron a comunicar la ciudad con las poblaciones aledañas. Ejemplo de esto es el que se realizó en 1925 por iniciativa del Duque de San Pedro de Galatino, y varios empresarios granadinos; época donde se pudo construir un tranvía que sorteaba barrancos y precipicios con obras de gran envergadura. De esta forma nos acercarían a tomar el sendero que alcanzaban las grandes cumbres de Sierra Nevada en un viaje tan intenso como mágico. En esta ocasión recorreremos una legendaria ruta que evoca a aquellos tiempos, donde usar este tranvía, se convertía en un viaje de vértigo. Un viaje que nos llevaría a través del Valle del Río Genil a alcanzar los pueblos Serranos de Canales y Güejar Sierra, siendo este último una de las entrada más frecuentada a Sierra Nevada. Recordemos así, con esta intensa y emotiva ruta aquel tranvía que se quedó en nuestra memoria en aquel tiempo que éramos niños.

 
Powered by Wikiloc

Para descargar esta ruta: https://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=19999240 

 Actividad/ Senderismo





Distancia recorrida: 10,16 kilómetros
Altitud min: 969 metros, max: 1188 metros
Desnivel acum: Subiendo: 513 metros, bajando: 509 metros
Grado de dificultad: Fácil
Tiempo: 2 horas 36 minutos, (con paradas incluidas)
Fecha: 19 de marzo de 2017
Finaliza en el punto de partida: Si. (Ida y vuelta)
Coordenadas: 282
Recomendaciones: En verano no hacer esta ruta en horas de máxima insolación. Todas las épocas son buenas aunque en el otoño es más espectacular. En invierno tener cuidado con las placas de hielo.


   

 Vídeo editado por El Rincón del Viajero: https://www.youtube.com/watch?v=XQ5yYZP7hzM


Para iniciar esta ruta dejamos nuestros vehículos en un espacio amplio que hay junto a la junto a la Central Eléctrica Nuevo Castillo, emplazada en la cola del Embalse de Canales.


A continuación tomamos la carretera GR 3200 que sube al pueblo de Güejar Sierra remontando el cauce del río Genil. Al poco, encontraremos una bifurcación a la derecha que da acceso al restaurante La Fabriquilla.


En este camino encontraremos una señal que nos indica que está cortado, aunque en realidad es el camino por el que tenemos que tomar para iniciar la ruta, En él también encontraremos un cartel Informativo de la ruta que vamos a realizar.


Pronto llegamos al primero de los 5 túneles por los que tenemos que pasar. Estos túneles fueron excavados en los años 20 para sortear las distintas laderas de las montañas que impedían el paso del trazado ferroviario. A partir del año 1921, se construyeron catorce túneles y 20 puentes desde la ciudad de Granada al Barranco de San Juan en el término municipal de Güejar Sierra.


Continuamos nuestro camino dejando siempre el cauce del río a nuestra derecha. Durante el recorrido podremos observar la típica vegetación de ribera ocultando el cauce entre grandes montañas que encajonan el río. De esta forma nos damos cuenta de la gran depresión en la que estamos.


Seguimos nuestra ruta para alcanzar una réplica de las vías del trazado que había antiguamente; Junto a este tramo, existen otros carteles informativos que explican la historia de este singular tranvía.


Seguimos el camino remontando el río encontrando a nuestro paso bellos paisajes. La primavera llega con todo el esplendor y el agua discurre llenando la sierra de vida y color.


Alcanzamos el Restaurante Maitena, un encantador edificio de piedra en el que en la actualidad se emplaza un restaurante muy visitado por los granadinos. En sus alrededores se encuentran lo que antaño fue la Estación de Maitena y el Charcón, un idílico lugar donde el río Genil el Río Maitena se juntan y remansan sus aguas en una gran poza construida para el baño.


No podemos pasar por alto asomarnos al río Maitena en el punto donde confluye con el Genil, para recrearnos con el paisaje, Este río de corta trayectoria tiene su nacimiento al pie de los Tajos Negros, donde se encuentran los Lavaderos de la Reina, uno de los sitios más extraordinarios y bellos de Sierra Nevada.


En la junta de estos dos ríos, junto al Restaurante Maitena, existe una poza artificial ideal para el baño. Esta poza, conocida popularmente como “El Charcón” era visitada por los granadinos para refrescarse del sofocante calor del verano. En aquellos tiempos, viajar a la costa granadina, era toda una odisea por la carretera tan larga y penosa en la que se tenía que transitar. Es por esto, que unido al atractivo del trazado del tranvía, este sitio fuera elegido para disfrutar del baño en familia y amigos. 

El Tranvía de Sierra Nevada, una leyenda para no olvidar 

 “Es algo que quedó en mi memoria. Es un recuerdo de mi niñez que asoma de vez en cuando con cierta melancolía. El alba daba paso a las horas más sofocantes del día en la vega del Genil. Mis abuelos preparaban en una cesta de mimbre el almuerzo que debíamos llevar para pasar el día en el Charcón. Es un domingo con doble emoción; tener el regocijo de sumergirme en las frescas aguas del Genil y viajar en el sinuoso tranvía por los escarpes y precipicios que nos acercan a vivir una gran experiencia difícil de olvidar”.

Así es como vivían un día cualquiera los habitantes de esta parte de la provincia de Granada durante los calurosos veranos. El Tranvía de Sierra nevada recorría a diario los 24 kilómetros de trazado que unía la ciudad de Granada con el Barranco de San Juan, la misma entrada al Parque Nacional de Sierra Nevada, donde la Vereda de la Estrella conducían a los mineros y montañeros a la entrañas de la sierra. También llevaría a decenas de bañistas al Charcón, que junto a científicos y exploradores compartían los espacios del vagón. Estos aventureros, tomarían en la Estación de Maitena la diligencia que les subirían a los alojamientos del hotel, un lugar sin duda estratégico para organizar las excursiones o los ascensos a las altas cumbres.
A principios de los años 20 la ciudad de Granada y los pueblos aledaños habían consolidado la comunicación entre ellos con una red de tranvías muy eficaz. Quedaba unir las poblaciones de Pinos Genil, Canales y Güejar Sierra, para dar servicio también al Hotel del Duque. Hasta cuatro proyectos distintos se presentaron en 1906 antes de empezar las obras del trazado que fuera construido por Julio Quesada Cañaveral y Piédrola, Duque de San Pedro de Galatino, y sus socios con el establecimiento de la Sociedad Anónima del Tranvía-Ferrocarril de Granada a Sierra Nevada en 1919.

Las obras del trazado se iniciaron en el año 1921 desde las Vistillas, remontando y siguiendo el curso del Río Genil hasta la localidad de Pinos Puente. Desde aquí salvaría un desnivel con la construcción de catorce túneles y veinte puentes que lo acercarían la zonas de extraordinaria belleza como el Puente del Blanquillo, el Tajo de las Palomas, la Cueva del Diablo, el Púlpito de Canales, la Cueva del Agua, El Túnel de la Alcuza y el Charcón. Sus viajeros observarían paisajes increíbles, algunos de ellos vertiginosos e increíbles que hizo al tranvía ser uno del más accidentado y popular de nuestro país. En febrero de 1925 se inauguró el primer tramo entre Granada y Güejar Sierra, extendiéndose hasta Maitena en 1927. Décadas más tarde en 1944, se amplió el trazado hasta el Barranco de San Juan, donde debería de haber partido el funicular que alcanzarían las pistas de esquí de Sierra Nevada, a 2.200metros de altitud, aunque este proyecto nunca llegó a construirse.

Por diferentes motivos este servicio entró en declive y a consecuencia de la construcción del Embalse de Canales, 5 kilómetros quedaron sumergidos bajo las aguas partiendo para siempre el trazado. Así pues el 19 de enero de 1974 el Tranvía de Sierra Nevada dio su último viaje. Jamás se volvió a oír el chirriar de sus ruedas en las vías de los viaductos rompiendo el silencio de la sierra. Jamás se volvieron a ver el transitar de sus vagones por lo escarpes de las vertiginosas laderas. Termino así uno de los proyectos más pintorescos, entrando a ser un proyecto de leyenda.
El tranvía fue una gran pérdida para la provincia Granada y sus ciudadanos, no solo por ser uno de los trazados más pintorescos, sino también por desaparecer en una época de transición donde la ciudad cambiaba veloz mente adaptándose a las nuevas tecnologías. Desapareció así, el sueño de muchos granadinos; sobre todo para los desilusionados montañeros que casi medio siglo habían disfrutado de un viaje de ensueño. Gran parte de los materiales que se desmantelaron fueron vendidos como chatarra, mientras que otros permanecían en las naves del paseo de la Bomba, lugar donde antaño eran las cocheras de los tranvías. Algunas de las piezas quedaron expuestas como varios vagones en el Paseo del salón o los exteriores del Cetro de Visitantes el Dornajo en la Carretera de Sierra Nevada.

En la actualidad la Asociación Granadina de Amigos del Ferrocarril y del Tranvía (Agraft), una organización independiente de carácter cultural, ha creado una plataforma que intentará recuperar el legendario trazado convirtiéndolo en uno de los atractivos turísticos y de comunicación más espectacular de nuestro país. Para este fin se organizan diferentes exposiciones, restauraciones de los vagones, maquinarias y piezas recuperadas, adecuación de edificios para fines culturales etc.


Continuamos nuestro camino tomando la carretera asfaltada que nos conducirá a nuestro destino. Dejaremos a tras la estación de Maitena tomando el último tramo que se construyó para unir Maitena con el Barranco de San Juan.


Tras pasar el túnel el camino se convierte en una pista de tierra, la que seguiremos hasta encontrar una bifurcación a la derecha que habrá que tomar para acercarnos al cauce del río.


Este camino evita durante un buen trecho andar sobre la pista que llevamos mucho más transitada por vehículos a motor que se acercan a este paraje. Más tarde desemboca de nuevo en la pista, por lo que no existe la pérdida del camino que llevamos.


Alcanzamos un punto estratégico de esta ruta. Se trata de del cruce al Hotel del Duque. A la derecha tomando esta carretera nos llevaría a la Casa Forestal situada en el margen derecho del río. Más tarde siguiendo esta carretera, también podemos alcanzar el Hotel del Duque, también construido por el Duque de San Pedro y Galatino con sus propios recursos. Nosotros seguiremos nuestro camino atravesando el túnel tras conversar con los guardas y voluntarios del Parque Nacional de Sierra Nevada, que no es raro verlos dando información en algunos de los puntos estratégicos de esta ruta.


Seguimos por la pista que transcurre paralelamente al río hasta alcanzar el último túnel. Un poco antes de llegar a él, sin cruzar el viaducto que encontramos al paso, debemos tomar el camino que parte a la derecha para continuar por el margen contrario por donde transcurre el río.


Tomando este camino iremos a media ladera a 1150 metros de altitud entre las montañas que encajonan el río. Estas montañas en pleno parque nacional recogen las aguas de numerosos arroyos que abastece el cauce del río Genil. Pronto alcanzamos uno de estos arroyos que sorteamos a través de uno de los dos puentes colgantes que encontraremos en el camino.


Continuamos siempre por el margen derecho del río remontando a media ladera por un camino que pronto se convierte en vereda.


De esta forma alcanzamos el segundo puente colgante emplazado en otro delos barrancos existentes.


Continuamos por la vereda alcanzando un pequeño puente de hierro que sortea el Río San Juan, en el mismo punto de desembocadura al río Genil. De esta forma alcanzamos nuestro objetivo de esta ruta en un paraje de extraordinaria belleza, donde se juntan los dos ríos y donde nace la legendaria Vereda de la Estrella. Es en este sitio donde en 1944 se amplió el último tramo del tranvía que daría acceso a un futuro funicular que llegará a las altas cumbres de Sierra Nevada, proyecto que para muchos quedó en un sueño y que `para otros, (los más detractores del impacto paisajístico) se vieron aliviados con la desaparición el proyecto.


Continuamos por la vereda alcanzando un pequeño puente de hierro que sortea el Río San Juan, en el mismo punto de desembocadura al río Genil. De esta forma alcanzamos nuestro objetivo de esta ruta en un paraje de extraordinaria belleza, donde se juntan los dos ríos y donde nace la legendaria Vereda de la Estrella. Es en este sitio donde en 1944 se amplió el último tramo del tranvía que daría acceso a un futuro funicular que llegará a las altas cumbres de Sierra Nevada, proyecto que para muchos quedó en un sueño y que `para otros, (los más detractores del impacto paisajístico) se vieron aliviados con la desaparición el proyecto.


Para terminar la ruta lo haremos volviendo al punto de partida. Para esto existen dos opciones. Volver por donde hemos venido por la vereda volviendo a cruzar los puentes colgantes o por la pista atravesando el túnel alcanzando la bifurcación en el viaducto. 


 Como llegar 

Para llegar a la Central Eléctrica Nuevo Castillo lo haremos desde Granada tomando la Ronda Sur dirección a la Carretera de Sierra Nevada (A-395). Tras pasar el túnel seguiremos por esta carretera tomando como referencia la gasolinera y el Restaurante El Asador” que dejaremos a la izquierda. En este punto estaremos atentos tomando la salida a Cenes de la Vega, donde tomaremos la A- 4026 que nos llevará a la localidad de Pinos Genil. Sin entrar en este Pueblo, seguiremos por la GR-3200 que nos subirá a la localidad de Güejar Sierra. En este pueblo solo hay que seguir las indicaciones a la Fabriquilla, lugar donde iniciaremos la ruta.

 Comida y Alojamiento 

Respecto a los alojamientos que podéis encontrar en este entorno tenéis varias opciones. A la entrada del Pueblo de Güejar Sierra encontrareis el Camping Las Lomas, de primera categoría, que se encuentra emplazado a 1000 metros de altitud. Tiene la particularidad de tener diferentes miradores de extraordinaria belleza que fascinará con las vistas al pantano de Canales, el valle del río Genil y la famosa Vereda de La Estrella.

Como entretenimiento dentro del camping podrá encontrar: minigolf, mesa de ping pong, un divertido parque infantil, piscina para adultos e infantil, pista deportiva, un magnífico solarium con vistas a Sierra Nevada y al pantano. Supermercado muy completo con pan y bollería diaria y un Restaurante que se le hará la boca agua con delicias típicas de la zona.


A 900 metros del pueblo de Güejar Sierra a 20 minutos de Sierra nevada y a 25 dela ciudad de granada, también os podéis alojar en las casas de madera Alixar de Guejar Sierra, un complejo de apartamentos turísticos compuesto de 18 cabañas de madera, dispuestas en terrazas, separadas unas de otras procurando así favorecer el descanso de los visitantes.

Camping Las Lomas 

Calle Carretera, 5,
18160 Güejar Sierra Granada
Teléfono: 958 484 742
https://www.campinglaslomas.com/


Están situados en un entorno incomparable donde existe la posibilidad de realizar un sin fin de actividades como: senderismo, rutas a caballo, alquiler de canoas en pantano de Canales, deportes de aventura, esquí en temporada por cercanía etc…

 Casas Rurales Alixar de Güejar Sierra 

 Camino de Maitena S/N
 Tlf: 958 484 201 Fax: 958 484 202

 www.alixardeguejarsierra.com

Para comer bien con respecto a calidad/precio, lo podéis hacer en cualquiera de los diferentes restaurantes existentes en la Ruta. Ofrecen una gran variedad de platos de comida tradicional.

Restaurante La Fabriquilla (Recomiendo sus revueltos, carnes y pescados)
Restaurante Maitena (Recomiendo Carnes de caza y platos típicos granadinos)
Restaurante Los Castaños (Recomiendo su plato alpujarreños, carnes y embutidos de matanza)
Restaurante Chikito (Recomiendo las gachas picantes)


Sin embargo para tapear, comer raciones o comida típica de los restaurantes camperos granadinos lo podéis hacer en el Restaurante Barranco de San Juan. Ofrece platos alpujarreños, patatas a lo pobre y embutidos de matanza. También ofrecen bocadillos.

Este lugar es de obligado paso de los montañeros que bajan de las altas cumbres de Sierra Nevada, además de los senderistas que transitan la Vereda de la Estrella. Al ser también punto final de la ruta del Tranvía de la Sierra, este espacio siempre se encuentra muy concurrido. La comida en este restaurante es buena y a precios populares.


Restaurante Barranco de San Juan 

 Paraje Barranco de san Juan
18160 Güejar Sierra Granada
Teléfono: 958 51 28 37

 Más información: granembolao@gmail.com

viernes, 29 de septiembre de 2017

Travesía en Kayak Costa Tropical 
II Etapa. Castell de Ferro – Torrenueva

 8 de Marzo de 2017



Seguimos con nuestro proyecto de navegar en travesía con nuestros Kayak por el espectacular litoral que comprende la Costa Tropical de Granada. Tras abandonar el poniente de esta costa y dejar tras nuestros kayaks un territorio consolidado en el cultivo de productos de invernadero, pasamos a seguir navegando bajo los imponentes acantilados cargados de historia, donde unos excelentes miradores nos mostraran paisajes de una espectacular belleza. Aquí se funde la historia con el patrimonio monumental que han quedado como muestra de nuestro legado cultural. Las inaccesibles calas son las referencias que indican la preservación de los fondos marinos existentes. Las rocas de los acantilados sumergidos crean un ecosistema con un alto valor biológico y paisajístico que serán, en un futuro el motor turístico que aportarán recursos a las poblaciones que en este territorio existen.

Powered by Wikiloc
 Para descargar esta ruta: https://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=15381826

Acividad/Exploración Kayak






Distancia recorrida: 15 kilómetros aprox.
Grado de dificultad: Moderado
Tiempo: 3 horas 33 minutos
Fecha: 8 de narzo de 2017
Finaliza en el punto de partida: No Lineal. Hay que hacer juego de vehículos.
Coordenadas: 444
Recomendaciones: Llevar equipo de seguridad, Chaleco, remo de repuesto etc. Comida y agua. Usar protección solar



  Vídeo editado por El Rincón del Viajero: https://www.youtube.com/watch?v=6LgH7725gqk



Para iniciar la travesía lo hacemos desde la localidad de Castell de Ferro. Después de dejar un primer vehículo en Torrenueva, hacemos el juego de coches dejando otros vehículos en la Playa de Castell – Cambriles.


Embarcamos y tomamos rumbo hacia poniente, dirigiendo nuestros Kayak a la punta más prominente y cercana del lugar.


Se trata de la Punta Tajo de Justos, nuestro primer acantilado de los muchos que quedan por ver. Este territorio pertenece al municipio de Los Gualchos y es un lugar ideal para pescar muy visitado por los pescadores del lugar.


Tras pasar la Punta de los Melonares encontramos pequeñas calas que solo son accesibles por mar. Estas pequeñas calas son de poca longitud y muy pedregosas. Pueden ser un excelente sitio para desembarcar y practicar el buceo en snorkel.


Seguimos nuestra navegación por un bello entorno compuesto por los acantilados que perfilan las laderas de las estribaciones montañosas. Así alcanzamos el puntal del Grajo una lengua rocosa que se adentra en el mar formando una pequeña ensenada. Seguidamente otra pared del acantilado da paso a otra pequeña ensenada donde se encuentra una cueva en parte sumergida conocida como la Cueva del Agua.


Al poco divisamos otro largo cabo que rompe con la fisionomía del paisaje que siempre estamos observando. Se tratan de los Acantilados de la Rijana o como lo llaman los nativos “El Pico del Águila”, cuyo Peñón divide las calas de la Rijana y la Rijanilla. En en este entorno donde es fácil encontrar diversas especies de cabra montés que bajan de las sierras colindantes para buscar el pasto que afloran entre las rocas. Además cuenta con un enorme valor botánico, ya que de forma natural crecen espontáneamente la pita, el esparto el palmito y varias especies de palmitos. También se pueden encontrar plantas medicinales como la zahareña, ideal para para curar heridas.


En la parte más visible y prominente de este acantilado encontramos los restos de la que antaño fue La Torre de Los Condenados o la Torre de la Rijana de 3,5 metros de altura, y que en la actualidad se encuentra semiderruida. Esta torre es un vasto ejemplo del alto valor estratégico de estas construcciones que fueron utilizadas por diversas culturas para la defensa y vigilancia de la costa mediterránea. Actualmente es muy atrayente para los turistas y las gentes del lugar gracias a la fama que le proporcionó el rodaje de la película “Al sur de Granada”.


Doblamos el peñón entre dos enormes rocas que dan entrada a la Cala de la Rijana, una pequeña y bonita cala de 250 metros de longitud totalmente natural y sin apenas servicios que solo tiene acceso por tierra por un camino de tierra que desciende de la carretera nacional 340. Tras pasar a través de un túnel se abre unas increíbles vistas al mar, donde los fondos marinos que aquí se encuentran son visitados durante todo el año por diversos buceadores que buscan unos fantásticos paisajes llenos de vida y color.


Seguimos nuestra travesía alcanzando una pequeña ensenada que forma una bonita piscina natural que es aprovechada por una pequeña concentración de casas emplazadas en La Punta de La Rijana. Otro recodo en este cabo alberga una pequeña playita donde se puede desembarcar.

 Los Acantilados Orientales, un mirador a la historia y al mar 

 Así podríamos calificar a estos imponentes acantilados situados en la costa oriental granadina, donde las rocas y las laderas de las últimas estribaciones de las sierras de la Contraviesa y Lujar perfilan el litoral siendo un excelente mirador al mar de Alborán.
En estos acantilados por su morfología geológica de escarpes y roca, además de su estratégica situación, desde tiempos remotos fueron el lugar elegido por distintas cultural para construir asentamientos de control y vigilancia de posibles asedios. Las zonas costeras siempre han sido de especial interés por sus características y grandes recursos que la hacen vulnerable propiciando la necesidad de defenderla.

Parece ser que desde el Neolítico y la edad de bronce, la presencia de algunos grupos humanos ocuparon estos emplazamientos, como lo demuestran los restos encontrados en la Cueva de las Campanas, situada en la Cala de la Rijana, la Sima de los Intentos en Gualchos – Castell de Ferro o el Cortijo del Carpintero en Lujar.

En cuanto a la ocupación romana en este territorio, al ser más montañoso y abrupto, es menos abundante que la costa occidental. Aun así también se han localizado vestigios romanos que al parecer ya defendían el lugar. Es en este mismo lugar donde los cristianos construyeron la torre de la Rijana o de los Condenados tras reutilizar los asentamientos de la época musulmána.
La Torre se encuentra sobre un peñón donde fue utilizado en época califal, para construir una fortificación entre las rocas que defendería las calas colindantes. Más tarde, durante el dominio nazarí, aprovecharon este lugar albergando una dotación de soldados. Finalmente en época cristiana entre los siglos XVI y XVII construyeron un aljibe y la torre cuyos restos se aprecian hoy.
Hacia poniente, la Carretera Nacional 340 forma una gran repisa que transita de oeste a este todo el litoral hasta llegar a Calahonda, una localidad situada en una pequeña bahía flanqueada por los acantilados y la franja de arena que se extiende hasta la Punta de Carchuna o del Llano. En sus alrededores descubrieron un alfar romano dedicado a la fabricación de ánforas que demuestran el interés de las culturas por estas tierras. Como en otros lugares estratégicos, la Torre del Zambullón, de 9 metros de altura se levanta sobre la Punta de Cerro Gordo, un promontorio a 50 metros de altitud que protege la ensenada de Calahonda de los vientos de levante. La labor de esta atalaya es la misma que todas las construidas en el siglo XVI al aumentar la piratería. Así protegería la desembocadura del Puerto de Calahonda vigilando la Cala de la Rijana y comunicando también la Torre del Llano de Carchuna a poniente, con el fuerte de Castell a levante.

Antes de llegar a los Acantilados de Torrenueva el Fuerte de Carchuna situado en la Punta de las Caldera, defiende con sus baterías una gran extensión de playa que divide los dos acantilados. Sirve de divisoria entre las localidades de Calahonda y los acantilados de Torrenueva donde se encuentra El Cabo Sacratif, un macizo rocoso y el punto más alto de los Acantilados de Torrenueva, donde también se sitúa un faro construido en 1863 sobre los cimientos de una torre vigía ya desaparecida. En los alrededores de Torrenueva el Yacimiento Romano de Maraute aporta pruebas del interés de los asentamientos humanos por estos territorios, donde la industria pesquera, la vega del Guadalfeo y los imponentes acantilados, unos excelentes miradores al mar, hacían un lugar privilegiado y deseado por diversas culturas para poder vivir.

 “Lo que cae hacia la costa de la mar está muy despoblado 
y por eso es muy peligroso, porque acuden de ordinario por 
allí muchos bajeles de los corsarios turcos y moros de Berbería”. 

Luis de Mármol. Siglo XVI.


El emplazamiento de este pequeño núcleo de población se encuentra en la parte superior del promontorio teniendo unas vistas espectaculares del litoral.


Ponemos rumbo de nuevo hacia poniente. Esta vez hacia la Punta del Cerrón, otro gran peñón que protege de nuevo otra ensenada que alberga dos pequeñas e inaccesibles calas.


A lo largo de esta travesía encontramos diversas cuevas o entrantes en la roca en las que nos podemos acercar. Algunas de sus entradas permanecen sumergidas en el mar formando un perfecto hábitat para muchas especies de peces. En algunos puntos de estos acantilados se han localizado zonas muy frecuentada por los buceadores explorando los espectaculares fondos que aquí se encuentran.


El próximo punto de referencia en el que ponemos rumbo es a la Punta de Cerro Gordo un acantilado bastante vertical donde se encuentra emplazada la Torre del Zambullón una atalaya troncocónica construida en el siglo XVI.


Tenía como misión proteger el puerto de Calahonda y vigilar las playas colindantes. A finales del siglo XVIII se le adosó una batería baja mirando al mar para apoyar el fuego cruzado de las defensas de Castell y Carchuna. Estaba dotada de tres soldados torreros que en otras ocasiones se reforzaban con tres soldados de infantería y un soldado de artillería. En varias ocasiones fue reparada y utilizada por carabineros desde 1839 a causa de su posición estratégica.


Dejamos a nuestras espaldas el impresionante cabo para entrar en el puerto de Calahonda situado en el extremo más oriental de su municipio. Esta playa tiene una longitud de 1200 metros de largo y 40 de ancho, donde alberga un pequeño núcleo de población que se incrementa en época vacacional.


La localidad de Calahonda fue construida en torno a su puerto en el siglo XIX, junto a la Iglesia de la Purísima que a finales de 1872 se construyó para dar servicio a los habitantes de este pueblo. Así se evitaba que la gente se trasladara a los Gualchos para oír misa. Cerca del cementerio se encuentra la Cueva Bigotes, un escondrijo de un personaje conocido como “el Bigotes” que servía para esconderse de las tropas francesas tras cometer sus sabotajes.


Continuamos nuestra travesía alcanzando el núcleo de población La Perla de Andalucía, emplazada en el Puntal de Carchuna o del Llano, una extensa lengua de tierra que se adentra en el mar, que junto a los acantilados forman la bahía de Calahonda.


Aquí se encuentra la torre de Carchuna o para algunos el Farillo de Calahona. Se trata de parte de un torreón inclinado y semienterrado de origen árabe que consecuencia de los temporales en varias ocasiones se han inclinado. Fue reconstruido en la segunda mitad del siglo XVI junto a dos torres más para la defensa de la piratería. Posteriormente fue dotada de dos cañones y varios soldaos torreros. A mediados del siglo XIX se utilizó como faro para orientar a las embarcaciones que se acercan a su costa, pero a causa de los temporales al final ha quedado como se ve en la actualidad.


Salimos al mar donde apreciamos un paisaje más abierto. Pronto alcanzamos una plataforma rocosa sumergida a poca profundidad en la Punta de las Calderas que nos indica que es un excelente lugar para la práctica del snorkel. Frente a nosotros se presenta un edificio fortificado, de planta cuadrada que nos indica que es otra pieza más de las defensas del lugar.


Se trata del castillo de Carchuna, construido a finales del siglo XVIII, concretamente en 1777 por mandato de Carlos III para evitar los ataques de piratas y que fue decisivo para el arraigo de los habitantes de Carchuna y Calahonda. Esta fortificación poseía cuatro cañones y una dotación de un oficial y 18 soldados de infantería, 1 cabo y 8 hombres de caballería que tenían asignado patrullar las playas; un cabo y 4 artilleros, un guarda almacén y un capellan. En las guerras acontecidas con los franceses primero y los ingleses después, lo dejaron maltrecho para entrar en un periodo de abandono total. Durante la Guerra Civil española el castillo fue escenario de un hecho histórico de gran relevancia, ya que el 23 de Mayo de 1938 se llevó a cabo un rescate de presos republicanos, en su mayoría asturianos que allí se encontraba. En la actualidad el Castillo está rehabilitado gracias a las subvenciones aportadas.


Al poco llegamos a la Punta del Cuartalejo, donde se sitúa el Camping D. Cactus, un lugar ideal para desembarcar y estirar un poco las piernas. Aquí también aprovechamos para refrescarnos y comer algo.


Tras el descanso ponemos rumbo al imponente cabo de 100 metros de altura que vemos ante nosotros. Se trata del Cabo Sacratif, un largo acantilado que alberga puntas, ensenadas, calas paradisiacas y algunas ensenadas donde albergan extraordinarios puntos de inmersión como la Ensenada del Zacatín, un bello ecosistema marino que alberga unos paisajes de ensueño. No solo es de especial interés sus fondos marinos. También en la superficie cobra importancia las plantas de matorral con tendencia árida influidas por los vientos marinos y otras más corrientes como el palmito, el romero, tomillos y cantuesos.


Sobre este cabo, concreta mente en el Cerro del Chucho, se encuentra emplazado el Faro de Sacratif, de forma troncocónica de 17 metros de altura. Fue iluminado por primera vez el 31 de diciembre de 1863 con un alcance lumínico de 25 millas náuticas. Se encuentra adosado a un edificio de una planta que alberga la vivienda del farero. En el inicio de su funcionamiento la linterna de este faro estaba dotada de una lámpara de aceite de oliva, que fue cambiada en 1916 por otra alimentada con vapor de petróleo. Finalmente en 1956 se colocó una nueva lámpara alimentada con electricidad que se mantiene en la actualidad.


Tras doblar el cabo alcanzamos la Playa de la Joya. Como indica su nombre es una de las pequeñas playas más bonitas del lugar solo accesible en embarcación, a nado o bajando por una sinuosa vereda que desciende desde lo alto del acantilado. Para llegar a ella hay que tomar un camino de tierra que parte desde los alrededores de la Punta de Jólucar y que transcurre por el acantilado hasta llegar al Faro de Sacratif.


Justo al pasar la Playa de la Joya, alcanzamos otro cabo rocoso que se adentra en el mar y que es frecuentado por los pescadores de la zona. Se trata de La Punta de Jólucar, último punto de referencia antes de llegar a nuestro destino.


Al fin alcanzamos Torrenueva. Desembarcamos frente a un palmeral que hay junto al Peñón de Jólucar. Lugar donde dejamos otros vehículos y el final de etapa elegido en esta travesía. 

 Como llegar 

Para llegar a Castell de Ferro desde Granada o Almería por la A-7, autovía del Meditérraneo, salidas a Motril – o Castell de Ferro. Después tomar la Carretera Nacional 340, una u otra dirección llevará a distintas localidades. Alojamiento y Comida En esta franja costera podemos encontrar múltiples alojamientos y restaurantes que daban servicio a la antigua Carretera N- 340. Así mismo en Castell de Ferro, Calahonda, Carchuna y Torrenueva se pueden encontrar todo tipo de servicios turísticos que paliaran todas las necesidades.

En Castell de Ferro podéis alojaros y comer en la Pensión Costasol. Esta sencilla y cómoda pensión está situada en el paseo marítimo a 50 metros de la Playa de Castell de Ferro – Cambriles.


Dispone de habitaciones climatizadas con baño y vistas al mar, bar, terraza de verano, comida regional casera e internacional.

 Restaurante Costasol 
Carretera de Almería 1 18740
 Castell de Ferro (Granada)
Teléfono: 958656054
 www.hostalcostasol.com 

En Carchuna se encuentra el Hotel – Restaurante El Ancla.   Está situado a escasos 30 metros de la Playa de Calahonda. Dispone de 26 habitaciones dobles, con vistas al mar totalmente equipadas con baño, tv, calefacción, aire acondicionado y wi-fi. Además del restaurante y el bar, dispone de una amplia terraza comedor, barbacoa, salón de conferencias etc…


Este restaurante es uno de los más demandados del lugar. Se puede elegir entre decenas de platos de cocina mediterránea y tradicional. Su especialidad es el pescado y la carne a la brasa, aunque también dispone de pizzería y comida para llevar al instante.

 Hotel  – Restaurante el Ancla
 Avd de los Geráneos 1 18730
Calahonda (Granada)
Teléfono: 958623042
www.anclamar.es 

 Para Alojarse en Carchuna El Camping don Cactus puede ser una buena opción. Fue inaugurado en 1977. A lo largo  de su existencia, se han ido realizando ampliaciones y reformas que lo han convertido en unas instalaciones de calidad. Ofrece una magnífica situación a pie de la Playa de Carchuna. A través de la carretera N 340 se encuentran los carteles indicativos que lo llevan a él. Es un Camping de 1ª categoría que ofrece además de espacios para caravanas y bungalows, talleres de animación y tiempo libre y una excelente piscina.


Su Bar restaurante ofrece muy buenas tapas y una amplia gama de platos de comida mediterránea. También a diario ofrecen menús.

Camping D. Cactus 
Playa de Carchuna S/nº 18730
Carchuna (Granada)
Teléfono: 958623109
 http://www.doncactus.com

 En Torrenueva podéis comer en el Restaurante Casa Cristobal.


Está localizado junto al peñón de Jólucar lo que hace que sea ideal para comer en el después de desembarcar. Ofrece raciones y buenas tapas aunque su especialidad es el pescado fresco.

Restaurante Casa Cristobal
Paseo Marítimo. Peñon de Jólucar
Torrenueva (Granada).
Teléfono: 958835636

 Más información: granembolao@gmail.com